Entradas

El oso

Un cura, un imán y un rabino quedan todos los lunes para comer y charlas sobre sus comunidades en paz y armonía. En sus discusiones teológicas los tres intentan convencerse mutuamente de que sus creencias son más eficaces para alcanzar la fe. Un día deciden ir al bosque para, con la palabra de Dios, intentar convertir a los osos.
La semana siguiente, vuelven a quedar a su comida semanal y se encuentran el cura y el imán y se extrañan de que no haya llegado el rabino, así que deciden llamar a la sinagoga. Allí les comentan que el rabino está en el hospital, así que deciden y a ver qué le pasa a su amigo.
Por el camino el cura le dice al imán:
-¿Cómo te fue con los osos? - Pues mira, encontré a un oso muy agresivo, y me puse en dirección a La Meca a rezar tal y como nos enseñó el profeta. El oso quedó tan fascinado que se amansó y me ofreció miel como limosna, oró conmigo hasta el atardecer y está haciendo ayuno hasta la caída del sol toda la semana. ¿Y a ti cómo te ha ido? - Fue simil…

Cartón de leche

- ¿Por qué los de Lepe cada vez que compran un cartón de leche lo abren dentro de la tienda?  - Porque en el envase dice: “Abra aquí”.

Zapatos del 35

- Buenas, ¿tienen zapatos del 35?
- Lo siento señora, pero de antes de la guerra no nos queda nada.

El amor

- Te amo.
- ¿Cómo sabes que es amor?
- Por que pienso en ti y no puedo respirar.
- Eso es asma.
- Bueno, entonces te asmo.

La yegua

Un hombre habla con un vecino sobre las discusiones que siempre ha tenido con su mujer, y éste le dice que el nunca ha discutido con ella:
-Pero ustedes, ¿nunca han discutido?  - No. - ¿Y cómo es eso?  - Mi mujer se crió en el campo. Cuando nos casamos mi mujer tenía una yegua que apreciaba muchísimo, más que a mí. El día de nuestra boda fuimos de luna de miel en un carruaje tirado por la yegua y en el camino la jaca tropezó. Mi mujer le dijo con voz firme a la yegua "uno". Unos kilómetros después la yegua volvió a tropezar, y mi mujer le dijo "dos". Bueno, ya casi al final del camino, la yegua volvió a tropezar y mi mujer se bajó del carro, fue a la parte de atrás, sacó una escopeta y le dijo a la yegua, "tres" y la mató de un solo tiro en la cabeza. - ¡Ay Dios! - Yo me quedé tan impactado que le pedí explicaciones. Ella me miró fijamente y me dijo "uno". Y desde entonces jamás hemos discutido.

Al aeropuerto

Un señor para a un taxi y le pregunta: 
- ¿Cuanto me cobra por llevarme al aeropuerto?  - 30 euros.  - ¿Y las maletas? - Se las llevo gratis. - Entonces me voy caminando y lleve las maletas.

Imprimir

Un matrimonio mantenía relaciones sexuales diciéndose cochinadas en voz alta y palabras mal sonantes. Al día siguiente, el hijo de la pareja pidió explicaciones por el lenguaje que a él le habían expresamente prohibido pronunciar en tantas ocasiones. Tras una pequeña charla traumática le explicaron que en ese momento iban a imprimir unos folios y la impresora se estropeó y perdieron los nervios.
El hijo acabó tan convencido de lo sucedido que entre la pareja ya siempre que tenían relaciones decían que iban a imprimir.
Un día, tras ver una presentadora muy atractiva en el televisor, el padre le dice a su hijo:
- Ve y dile a mamá que necesito imprimir una carta. ¡Rápido!
Al minuto vuelve el chaval y le dice a su padre:
- Dice mamá que la impresora está atascada por mogollón de tinta roja y que en unos días la arregla.
Unos días después, la madre tras la revisión del gas realizada por un joven apolíneo certificador de calderas, le dijo a su hijo:
- Ve y dile a papá que necesito imprimir…